TESTIMONIOS
logo
Register

Jorge Bustamante

Cuando me solicitaron dar mi testimonio de Monseñor Romero, lo primero que quise hacer fue averiguar el significado de testimonio.

 
1-    Declaración que hace una persona para demostrar o asegurar un hecho.
2-    Prueba que sirve para confirmar la verdad o la existencia de una cosa.
3-  Documento legalizado en el que se da fe de algo, se resume en documento, etc.



Al ver las 3 lo primero que pensé fue: no hay nada que demostrar, como dice la primera definición, con Monseñor todo está claro.

¿Confirmación de la verdad? Monseñor la verdad la hizo denuncia y eso le costó la vida, así que tampoco nada que confirmar o probar tampoco, como dice la segunda. El sacrificio último ya estaba hecho. Y luego, aparece lo legal, la ley, en la tercera definición. ¡Esa palabra como va tan ligada con Monseñor! Se relaciona inmediatamente con Justicia, y se transforma en el estandarte de La Voz de los Sin Voz.

Estudié en el Externado de San José, un capítulo importante en mi vida que me permitió ver la realidad de la sociedad salvadoreña...una realidad cruel e inhumana, desigual y discriminante, hambrienta de poder, salvaje e inclemente si osabas hablar. Tenía yo 16 ó 17 años (1983-1984) Monseñor ya había sido asesinado...nunca lo vi...jamás lo escuché.



24 de Marzo de 1980. Una amiga de la familia estaba ese Lunes en la Iglesia de la Divina Providencia, y pasadas las 6:30 de la tarde después de sonar insistentemente el timbre de la casa que estaba a escasas tres cuadras del Hospitalito, recuerdo claramente sus palabras: ¡Acaban de matar a Monseñor! ¡Acaban de matar a Monseñor!
La noche se entristeció, el pueblo lloró la muerte de su Pastor justo en el día de mi cumpleaños. Ahí quedamos enganchados los dos. Año con año yo le ponía una candela más al pastel, el pueblo una vela más a su memoria.

Asi pasaron los años coincidiendo nuestros 24 de Marzo hasta que en una visita a una librería, donde compraba cualquier libro que saliera de la guerra civil, no encontré ninguno nuevo esa vez, pero si, como siempre, libros de Monseñor. Hojeé uno, hojeé otro, hasta que me decidí por uno. El hombre con el que compartíamos los 24 de Marzo me comenzó a hablar a través de las letras, también contaban sus historias la gente que lo conoció, sus biógrafos me transmitieron historias maravillosas, pero sobre todo, conocí su vida, que no era tan diferente a como yo mas o menos me la imaginé desde siempre.

No soy ningún Romerólogo, ni se si existe la palabra, soy simplemente alguien que vio en la figura de Monseñor Romero un ejemplo de valentía, compromiso, amor y solidaridad con su pueblo; un ejemplo tan actual que hoy en día sus proféticas palabras tienen tanto sentido como si las hubiese dicho ayer.

El anuncio de su beatificación el 3 de Febrero de 2015 me llenó de alegría porque fue la Buena Nueva del triunfo del Amor sobre el odio, la Verdad sobre la mentira, el Perdón sobre el rencor, la Unidad sobre la división. Recuerdo tanto ese triunfo de la Unidad con mi misma familia cuando una vez me dijeron como resultado de una plática de la Beatificación, que el nombre de Romero servía nada mas para dividir y después recuerdo esa misma familia mía diciéndome: “tenés que decirle a la gente quien fue realmente Monseñor Romero, ese es tu compromiso con él”; que después de decir: “estás obsesionado con ese señor”, dijo: “admiro tu devoción por Monseñor Romero, pedíle por nosotros”; y que como última muestra de unión y no separación, visitaron su cripta por primera vez, luego de pensar que mi invitación sería contestada con un educado ‘no gracias’.

Tarde le he conocido Monseñor, pero después de leerle siento que ha sido un amigo y compañero desde siempre. Su amor por Jesús, su devoción a la Virgen han sido inspiración para mi y ha ayudado a aumentar mi fe en Dios, con quien puedo hablar cuando quiera en esa celdita de mi corazón, como usted decía.

Ese 24 de Marzo nos unió de una manera singular e inexplicable.

Mientras que antes contaba los años de su muerte, ahora cuento los años de ser uno más de sus devotos.

¡Gracias Monseñor Romero!
¡Beato y Mártir Oscar Romero!
¡Ruega Por Nosotros!

 

Si tu tienes algun testimonio que Monseñor Romero ha cambiado tu vida o realizado algun milagro, envianos tu testimonio para poder enriquecer esta sección a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


"Mi voz desaparecerá, pero mi palabra que es Cristo quedará en los corazones que lo hayan querido acoger"


(Homilía 17-12-78)

Escríbanos a : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

S5 Box

Login

Register

You need to enable user registration from User Manager/Options in the backend of Joomla before this module will activate.