Reflexiones del Grupo
logo
Register

REFLEXIONES

 

REFLEXIONES

Queridos Romerianos, le pedí a Monseñor Romero su mano inspiradora para rezar con Uds -este grupo regado por el mundo pero unido en nuestro amor a él. Y eso de amarlo,  ¿que quiere decir, exactamente?

Pienso que si lo amamos, lo querríamos seguir como a Jesús. Y si queremos seguir a Jesús y a Monseñor Romero (que al final, es exactamente lo mismo), necesariamente tenemos que ACTUAR como ellos. 

Rezar no quiere decir solamente recitar una oración con las peticiones que uno hace. Rezar, como nos dice Jesús, como nos dice Monseñor Romero, como nos dice el Papa Francisco...se hace de muchas maneras. Rezar es poner en acción nuestros valores y creencias, es hacer real el anuncio de la Buena Nueva, es construir el Reino de Dios a diario entre nosotros, es compadecerse de las difíciles situaciones humanas y actuar sobre ese drama.

feligreses ecumenicos

 

 

Lo que tengo claro es que la oración permanece incompleta mientras no entremos en acción.

Monseñor Romero describió la oración como “un encuentro con Dios”. Y se la imaginaba de la siguiente manera, uniendo la parte meditativa con la puesta en acción. En casi todas sus  homilías, vamos a encontrar una exhortación a la oración desde diversos escenarios de la vida, todas unidas a un accionar concreto.

Esta es la reflexión que he querido compartir con Uds. Para ilustrarla de manera ROMERIANA, les dejo 6 ejemplos que nuestro Pastor, Mártir y Beato utilizó en 6 homilías distintas. Espero así poder contribuir a entender, a visualizar de qué manera manifestaremos nuestras oraciones en este grupo Romeriano.

Que Dios nos bendiga y escuche nuestras intenciones y que Monseñor Romero nos guíe por donde seguirle. Amén

 

Vivimos muy afuera de nosotros mismos. Son pocos los hombres que de veras entran dentro de sí, y por eso hay tantos problemas. En el corazón de cada ser humano hay como una pequeña celda íntima, donde Dios baja a platicar a solas con el ser humano. Y es allí donde la persona decide su propio destino, su propio papel en el mundo. Si cada hombre o mujer, de los que estamos tan emproblemados, en este momento entráramos en esta pequeña celda y, desde allí, escucháramos la voz del Señor, que nos habla en nuestra propia conciencia, cuánto podríamos hacer cada uno de nosotros por mejorar el ambiente, la sociedad, la familia en que vivimos” (10/7/1977).



“Hermanos, ¿quieren saber si su cristianismo es auténtico? Aquí está la piedra de toque. ¿Con quiénes estás bien? ¿Quiénes te critican? ¿Quiénes no te admiten? ¿Quiénes te halagan? Conoce allí que Cristo dijo un día: No he venido a traer la paz sino la división, y habrá división hasta en la misma familia, porque unos quieren vivir más cómodamente, según los principios del mundo, del poder y del dinero, y otros, en cambio, han comprendido el llamamiento de Cristo y tienen que rechazar todo lo que no puede ser justo en el mundo” (13/11/77)

“Hay un criterio para saber si Dios está cerca de nosotros o está lejos: todo aquél que se preocupa del hambriento, del desnudo, del pobre, del desaparecido, del torturado, del prisionero, de toda esa carne que sufre, tiene cerca a Dios. «Clamarás al Señor y te escuchará». La religión no consiste en mucho rezar. La religión consiste en esa garantía de tener a mi Dios cerca de mí porque le hago el bien a mis hermanos. La garantía de mi oración no es el mucho decir palabras, la garantía de mi plegaria está muy fácil de conocer: ¿cómo me porto con el pobre? Porque allí está Dios” (5/2/78)

“La persecución es algo necesario en la Iglesia. ¿Saben porqué? Porque la verdad siempre es perseguida. Jesucristo lo dijo: «Si a mí me persiguieron, también os perseguirán a vosotros” (29/5/77)

“Eso quiere la Iglesia: inquietar las conciencias, provocar crisis en la hora que se vive. Una Iglesia que no provoca crisis, un Evangelio que no inquieta, una Palabra de Dios que no levanta roncha -como decimos vulgarmente-, una palabra de Dios que no toca el pecado concreto de la sociedad en que está anunciándose, ¿qué Evangelio es ése? Consideraciones piadosas muy bonitas que no molestan a nadie, y así quisieran muchos que fuera la predicación. Y aquellos predicadores que por no molestarse, por no tener conflictos y dificultades evitan toda cosa espinosa, no iluminan la realidad en que se vive…El Evangelio valiente es la buena nueva que vino a quitar los pecados del mundo” (16/4/78).

Escríbanos a : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

S5 Box

Login

Register

You need to enable user registration from User Manager/Options in the backend of Joomla before this module will activate.