Historia
logo
Register

Historia

 

La creación de este grupo Romeriano se da gracias a la tecnología que nos ha permitido unirnos desde varias partes del mundo, siendo el único requisito amar y honrar a nuestro Beato-Mártir, Monseñor Oscar Arnulfo Romero Galdámez.

La primera piedra en la construcción de esta obra virtual, se dio en FACEBOOK en 2005. La página, que se llamaba simplemente, “Monseñor Romero”, logró reunir a más de mil seguidores, muchos de ellos lejos de las fronteras de El Salvador. Hoy, da gusto ver que algunos de los extranjeros “originales” han emigrado a este nuevo proyecto. Nuestro primer intento se dio en FACEBOOK en 2007. La página, que se llamaba simplemente, “Monseñor Romero”,  logró reunir a más de mil seguidores, muchos de ellos lejos de las fronteras de El Salvador. (Da gusto ver que algunos de los extranjeros “originales” han emigrado a este nuevo proyecto).

En esa página original, compartíamos artículos, actividades, avances- o retrocesos- en el proceso de la beatificación de Monseñor Romero, así como toda noticia relacionada con nuestro Pastor y Mártir. También colgábamos testimonios gráficos de las celebraciones en las fechas emblemáticas de nuestro amado Pastor: el 24 de marzo, su asesinato, y el 15 de agosto, su natalicio.  

Hace unos años- no recuerdo cual, exactamente- Facebook realizò unos cambios en la configuración de sus grupos. A “Monseñor Romero” no la actualicè para no hacer traslape ni competencia con la página de la Fundaciòn Romero (FMR), fundada y dirigida por Monseñor Ricardo Urioste (R.I.P.) y de la cual yo era miembro fundadora.

Caducó la página, ¡más no su visión! Eso si! A través de distintos formatos, seguíamos en contacto, atentos a todo acto o actividad dedicada a Monseñor Romero, con especial atención al desarrollo de los eventos en el Vaticano. En febrero de 2015 se anunció que Monseñor Romero era “Martir por Odio a la Fe” y que su beatificación era inminente. Ante esta enorme “Buena Nueva” se retomó la idea original de 2005, y formamos un pequeño grupo de Romerianos conocidos- reales y virtuales- en el MESSENGER de Facebook el cual titulamos “Cultura Romeriana”. De nuevo, la característica en común era el amor a Monseñor Romero, manifestada de diferentes maneras.

Ostensiblemente, el objetivo puntual e inicial de ese grupito de aproximadamente 40 personas, era la recaudación de fondos para los artistas históricos (de ahí, su nombre, Cultura Romeriana), que habían acompañado a nuestro Beato desde el inicio de su Arzobispado en 1977. Estos músicos, artistas y pintores no habían sido tomados en cuenta para participar en los Actos Eclesiales de la Beatificación, prefiriendo la iglesia Católica y jerárquica de El Salvador, encomendar este rubro a nuevas caras que nunca antes se habían visto en actividad Romeriana alguna.

Ante el ninguneo institucional, los artistas históricos- entre otros, YOLOCAMBA ITA, Guillermo “PIKÌN” Cuellar, el pintor Josué Villalta- optaron por montar su propio homenaje con diversos conciertos y música nueva dedicada al santo que, durante mas de 3 décadas, les había inspirado en sus diversas expresiones culturales.

Sus fondos eran escasos y les urgía una colaboración solidaria para sacar el homenaje adelante.

La amistad con muchos de los artistas data desde el año 1977, habiendo incluso compartido exilio en Mèxico, pocas semanas después del asesinato de Monseñor Romero.

¿Cómo no se les iba a ayudar a estos amigos, testigos fieles y constantes, de la vida y entrega de Monseñor Romero?

Quien conoce la historia de la cultura popular salvadoreña moderna, sabrá que Monseñor Romero encargó a Guillermo “Pikìn” Cuellar, una “Misa Campesina” que reflejara la alegría y la fe del pueblo salvadoreño así como las injusticias y la muerte a las que este mismo pueblo se enfrentaba a diario. Casi 4 décadas más tarde podemos dar fe de que esta música se ha convertido en todo un referente para la Iglesia popular en El Salvador y fuera.

Por estas razones históricas, parecía una afrenta de parte de la iglesia jerárquica, marginar a los músicos populares cuya música es sinónima con la pastoral de Monseñor Romero.

Hay que confesar que, pese a nuestro mejor esfuerzo, no logramos recaudar ni 5 centavos.

El sinsabor fue grande; seguramente no supimos cómo llegarle a nuestro público y por ese lado, Cultura Romeriana fallò.

Y sin embargo, Monseñor Romero nunca nos suelta de la mano; así, y gracias a la solidaridad de los padres jesuitas de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas”, UCA, el pueblo salvadoreño pudo celebrar en total sintonía, la vida y milagro de Monseñor Romero acompañando en todo momento las canciones Romerianas en un concierto multitudinario en el Auditorio Ignacio Ellacuría. La noche del 21 de marzo- 2 dìas antes de la Beatificación- el público desbordó las instalaciones, sentándose en el gramal fuera del auditorio, cantando, vitoreando y llorando, ya fuera por el recuerdo de nuestro Pastor o por la emoción ante el largamente esperado reconocimiento “oficial”, aunque para millones de seguidores y, gracias al poema del gran obispo español, naturalizado brasileño, Pedro Casaldàliga, Romero ya era “SAN Romero de AMÈRICA”. Para nosotros, no necesitaba sello oficialista de su santidad, pero reconocíamos la trascendencia de este pronunciamiento eclesial .

Pasada la fecha emotiva de la Beatificación, el 23 de mayo de 2015, el grupito de 40 personas, lejos de desanimarse por el objetivo-no-cumplido y salir en desbandada, siguió unido y fortalecido a través del MESSENGER de Facebook.

Nos instaban a seguir adelante, que no deshiciéramos el grupo, que debíamos difundir todo lo relacionado con nuestro Beato, ya no solo bajo el rubro de “Cultura” sino ampliando el enfoque de tal manera que ahora serviríamos como los “micrófonos” que Monseñor exhortaba en su día, solo que hoy lo haríamos para dar a conocer su vida, su mensaje, su legado de amor en todo el mundo.Era evidente que hoy, tras ser oficialmente reconocido como Pastor y Mártir por el Vaticano, existía una curiosidad urgente por ahondar en la figura de este santo varón que, desde antes de ser asesinado, ya había trascendido las fronteras nacionales, convirtiéndose en un personaje mundialmente conocido. La fuerza de su palabra por decir la verdad -denunciar los atropellos que se cometían contra la población más pobre e indefensa de El Salvador- le había ganado una presencia destacada no solamente dentro de la Iglesia Católica universal, sino en el novel ámbito internacional de los Derechos Humanos.

Quisiéramos ahondar con Uds., con toda humildad pero en toda su complejidad, ¿Quién fue Monseñor Romero? Y ¿Por qué nos tiene que importar?

Resulta fascinante cómo, dentro del contexto social convulso y peligroso del final de los años 70, Monseñor Romero se creció, convirtiéndose en un apasionado defensor de los derechos más básicos del pueblo salvadoreño oprimido y reprimido, sin jamás alejarse un ápice del Magisterio de la Iglesia.

Por más intrigas e intentos que hubo en El Salvador y el Vaticano durante 3 décadas para desprestigiarlo como un falso profeta, fue una labor imposible de cumplir. Al contrario, tras 25 años de escrupuloso estudio de cada palabra y cada coma, fue el propio Ratzinger, más tarde Benedicto XVI, quien, como jefe de la poderosa Oficina para la Propagación de la Fé (la antigua Inquisición), puso fin al eterno pero falaz debate. Declaró, sin dejar lugar a dudas, que Monseñor Romero no solo se mantuvo fiel a las enseñanzas de la Iglesia, sino que su apego por, y su adhesión al MAGISTERIO DE LA IGLESIA, era total, innegable e inequívoco.

Su última misa dominical- el 23 de marzo de 1980- se celebró en la Basílica del Sagrado Corazón y no en la Catedral que seguía ocupada por grupos de protesta.

Como era costumbre en las misas de Monseñor Romero, la iglesia estaba abarrotada de fieles que lo querían oír en directo por si acaso la Radio YSAX del Arzobispado seguía fuera del aire, resultado de las bombas que le ponían a la emisora. También albergaban la esperanza de que, después de la misa, a la entrada al templo, pudieran estrechar la mano del Pastor que tanto querían.

Ese día 23 de marzo, sin embargo, había vuelto al aire la YSAX, demostrando una vez más que la voz de los sin voz no se podía apagar. Otra emisora transmitía por onda corta para quienes lo seguían en el extranjero. El pueblo esperaba con ansias la voz de su Pastor.

Monseñor Romero desarrolló la homilía según los criterios que él había trazado en los últimos años. Llegado el momento, hizo el acostumbrado recuento de los actos violentos de la semana, denunciando las barbaries cometidas por los entonces “Cuerpos de Seguridad”. Con la voz estremecida, Monseñor Romero pronunció su párrafo más lapidario de todos los tiempos. Fue su sentencia de muerte.

“Yo quisiera hacer un llamamiento de manera especial a los hombres del ejército y en concreto a las bases de la Guardia Nacional, de la policía, de los cuarteles. Hermanos, son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos, y ante una orden de matar que dé un hombre, debe de prevalecer la ley de Dios que dice: NO MATAR...Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la ley de Dios...La iglesia no puede quedarse callada ante tanta abominación.

Queremos que el Gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre...En nombre de Dios, pues, y en nombre de este sufrido pueblo cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos

LES SUPLICO, LES RUEGO, LES ORDENO EN NOMBRE DE DIOS…¡CESE LA REPRESIÓN!”

¿Quien no conoce esta, su frase más célebre? Muchos la reconocen y otros la citan de memoria. ¿Cuántos sabemos algo de la vida y el legado de Monseñor Romero más allá que defendió a los pobres y que por eso lo mataron? Existe un gran vació en cuanto al conocimiento real del mensaje profético que Monseñor Romero nos dejó, el cual se basa en los tres pilares de su vida: la oración, la Iglesia y los pobres. De ahí, el lema que él escogió para su arzobispado, “Sentir con la Iglesia”.

Monseñor Romero quiso que Jorge el “Zurdo” Bustamante, se cruzara en mi camino en el momento justo. Era abril y ambos asistíamos al “Congreso Monseñor Romero“ que organizó el P. Jaime Paredes, último sacerdote ordenado por Monseñor Romero, el 1 de marzo de 1980, en su parroquia, Cristo Redentor. Había ideado este Congreso como una preparación testimonial ante la próxima Beatificación de un obispo, considerado en el mejor de los casos, polémico, y en el peor, comunista. La iglesia de Cristo Redentor, ubicada en una de las zonas más simbólicas de la polarización económica y social que divide al pueblo salvadoreño, también fue el escenario desde el cual, 35 años atrás, sus enemigos celebraron con cohetes y fuegos artificiales el magnicidio del arzobispo.

Este, ni mas ni menos, fue el lugar de nuestro encuentro. Con el tiempo, he pensado que tenía que ser ahí. Otra opción era imposible!

Jorge se mostró entusiasta con el proyecto desde el inicio, dispuesto a meterse de lleno. El y su esposa, “Lara linda” son el mejor reclamo para una amistad sincera, leal y profunda. Jorge es arquitecto con 3 pasiones en su vida: el pueblo colonial de Suchitoto, la radio y Monseñor Romero. En este proceso de darle vida a la visión de una “Cultura Romeriana, asume las funciones que tocan así como muchas mas que ni nos podíamos imaginar cuando empezamos.  

Y asì se formó el gran mini-equipo que hacía falta para echar a andar esta nueva visiòn Romeriana y, al que unas semanas màs tarde, se unió Gilda de Martìnez, una “dudosa” Romeriana, para el diseño de la página web. Hoy, de “dudosa”, no tiene nada!

En junio de 2015, creamos un tercer espacio virtual, siempre en FACEBOOK solo que hoy, abierto al público: “Caminando con el Beato Monseñor Romero”. Esperábamos la incorporación de cientos de entusiastas Romerianos nuevos. Algo así como “soplar y hacer botellas”. Poco sabíamos de cómo progresan, evolucionan y hasta retroceden este tipo de propuestas. Dos meses tras su inauguración, la página desapareció de la faz de la tierra “facebookera”. El disgusto fue enorme y desconcertante. Pero estamos aprendiendo a tomar estas eventos “catastróficos” con filosofía y humor. Hoy nos reímos de esta desventura y de muchas otras.

Como si nada, aterrizamos en el HOY DÎA, marzo de 2016. Pareciera imposible que hayamos cumplido un año en el horario Romeriano, pero el tiempo no miente. Estos 12 meses se pueden resumir en: reuniones, amistad, café de olla, trabajo, pinturas, Monseñor Urioste, reuniones, lectura, Rutilio, catedral, metas, pan dulce, metas cumplidas, homilías, emoción, arzobispo, Papa Francisco, aprendizaje, alegrías, cripta, cuadros, tristezas, Diario, trabajo, luto y alegría.

Muchos de Uds., nuestros lectores, han seguido los vaivenes del proceso y nos han apoyado, animado y aconsejado durante los dolores de parto. Su solidaridad desinteresada y generosa nos ha permitido seguir caminando en este sendero que vamos marcando con paso firme.

Hoy, puestos a celebrar este mes emblemático de mártires salvadoreños “Rutilio no se entiende sin Romero y Romero no se entiende sin Rutilio” lanzaremos nuestro 4 reto romeriano virtual,( el 3ero en un año) entre el 12 de mar, XXXIX aniversario del asesinato del P. Rutilio Grande SJ, y el 24 de marzo, XXXVI de Monseñor Romero.

¡BIENVENIDA A la PAGINA WEB!

“¡CAMINANDO CON SAN ROMERO DE AMÉRICA”!

Asumimos esta responsabilidad con la felicidad que Monseñor nos proporciona al trabajar con, por y para él. Estamos plenamente conscientes que el camino que hemos escogido exige seguir creciendo, aprendiendo, compartiendo y difundiendo su obra, su mensaje, su legado. Sabemos que, junto a Uds, “Romerianos del Mundo”, seguiremos:

¡CAMINANDO CON SAN ROMERO DE AMÉRICA!

Ofrendó su vida en el marco de la Eucaristía y en el altar del “Hospitalito” nos dejó su martirio.

Se les invita a todos y todas las Romerianas que visitan este sitio, a participar activamente en él. Queremos saber de Uds.! Quisiéramos que compartieran sus testimonios de Monseñor Romero! ¿Cómo lo conocieron? ¿Qué les ha motivado a ser un peregrino que está CAMINANDO CON SAN ROMERO DE AMÉRICA? ¿Cómo ha tocado sus vidas?

¡GRACIAS por unirse a la CAMINATA que promete ser una gran aventura!

Escríbanos a : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

S5 Box

Login

Register

You need to enable user registration from User Manager/Options in the backend of Joomla before this module will activate.